11/6/12

Trabajando con dictados II

En la entrada anterior del blog hice mención a un artículo de koldo Ramírez López en el que se hacia mención a diferentes formas de trabajar los dictados.

Con esta nueva entrada pretendemos seguir conociendo otras propuestas recogidas en dicho artículo.
- Dictado con mando a distancia: Es muy parecido al dictado tradicional, pero en este caso se forman diferentes grupos y un alumno/a de cada uno de ellos es el "mando a distancia" y podrá pedir a la persona que esté dictando (maestro/a o alumno/a) pausa, repetir desde un determinado lugar o continuar. Con este tipo de dictado se consigue que el alumnado se autorregule y sea capaz de decidir el ritmo que le conviene para escribir correctamente.

- Dictado gruyere: Se trata de un dictado con "agujeros". El alumnado recibe un texto al que le faltan palabras (trabalenguas, canciones, poemas, adivinanzas,...). El maestro/a irá dictando el texto completo y el alumnado tendrá que identificar las palabras que faltan e ir completando los "agujeros" del dictado-gruyere.

- Dictado colectivo: A partir de un tema dado por el maestro/a y unas "preguntas guía", se va elaborando un texto que luego se pone en común. Por ejemplo: partimos de una imagen con un personaje y el maestro/a va dando preguntas del tipo "¿cómo se llama?", "¿dónde vive?", "¿tiene alguna manía?",... El alumnado va escribiendo sus respuestas, insistiéndole en hacer una buena redacción y no contestar con respuestas cortas. Cuando haya escrito sus respuestas, se mezclan todas y cada alumno/a va cogiendo una. El maestro/a anotará en la pizarra una respuesta a cada pregunta, cada una de un alumno/a diferente. Quedará una descripción del personaje bastante disparatada que el alumnado puede copiar en su cuaderno.

- Dictado colgado: El maestro/a comienza dictando el principio de una frase, pero dejándola en suspenso, como "colgada" de unos puntos suspensivos, para que el alumnado la pueda completar a su gusto. Se puede dar un premio al final más emocionante, o al más divertido, o al más original.

- Dictado desmemoriado: Dictado de palabras en el que el maestro/a finge que se le olvida justo la palabra que quería dictar y tiene que conseguir, a través de definciones, gestos,...que el alumnado descubra cuál es y la escriba.

- Dictado de pared: Se trabaja normalmente por parejas. Se pegan las palabras o las frases del dictado por las paredes de la clase. Uno de los alumnos/as de cada pareja va a la pared, memoriza el texto y vuelve para dictársela a su compañero/a. Luego cambian los papeles. Por último van juntos por las paredes corrigiendo el dictado mirando sus textos.

- Dictado tradicional: Dejamos el clásico para el final. El maestro/a dicta palabras o frases y el alumnado las escribe. Después puede corregirse en la pizarra, en grupo,.. o bien se la lleva el maestro/a para corregir con más detalle en casa.

0 comentarios:

Publicar un comentario